¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mis Paseos

Un gliptodonte llega a Puebla, ¡disfruta de los dinosaurios!

El caparazón, la pelvis, la mandíbula, varios anillos y parte de las vértebras caudales regresan a su lugar de origen

Los vestigios de un gliptodonte conformados por: caparazón, la pelvis, la mandíbula, varios anillos y parte de las vértebras caudales, regresan al museo local, luego de ser expuestos en el Museo Regional de Puebla.

También te puede interesar: Amistad y bullying, temas de la obra “Mi amigo Max”

Los restos fósiles de un gliptodonte (Glyptotherium cylindricum), los cuales asombraron a propios y extraños durante su exhibición en la Sala de Paleontología del Museo Regional de Puebla (Murep), regresaron a su lugar de origen: la comunidad de Santiago Tenango, en el municipio de General Felipe Ángeles, donde fueron descubiertos en 2017.

¿Qué es un gliptodonte?

Fue un gran mamífero acorazado perteneciente a la subfamilia Glyptodontinae, pariente cercado de los armadillos que vivió durante la época del Pleistoceno, y que hoy está extinto.

El investigador del Centro INAH Puebla, el biólogo y paleontólogo Iván Alarcón Durán, afirma que esta es una pieza icónica que fue hallada por habitantes del Barrio de Analco, perteneciente a la junta auxiliar de la localidad Santiago Tenango.

Se hizo el “rescate” del fósil a finales de 2017, a cargo de los doctores Zaid Lagunas Rodríguez y Sergio Suárez Cruz. Un año después, con el apoyo del Centro INAH Puebla y del Murep, se trasladó a las instalaciones del Instituto en esa entidad, donde el paleontólogo se encargó de la estabilización y estudio del material, mientras que la Sección de Museografía acondicionó las vitrinas y espacio para su exhibición en el Museo Regional.

Mamífero de hace más de 10 mil años

El gliptodonte fue un mamífero que vivió hace más de 10 mil años, llegó a medir más de tres metros y a pesar poco más de dos toneladas. El ejemplar de Puebla está compuesto por el caparazón completo en 85-90%; la pelvis, prácticamente integra; la mandíbula entera, algunos anillos y parte de las vértebras caudales. Este tipo de ejemplares rara vez se ve completo en un recinto museístico —uno de los pocos se exhibe en el de Museo del Instituto de Geología de la UNAM.

Back to top button