¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Salud

6 comportamientos diarios que determinan la calidad de tu sueño

En esta época de pandemia poe Covid-19, los trastornos del sueño se han agudizado se ha incrementado la prevalencia de casos

Conciliar el sueño se ha convertido en un gran tema para muchas personas, sobre todo en esta época de pandemia por Covid-19. De acuerdo con una encuesta realizada en marzo pasado por la Academia Americana de Medicina del Sueño, en Estados Unidos aproximadamente 60% de las personas dijo que tenía problemas de insomnio relacionados con el coronavirus.

Esta cifra contrasta con otro estudio realizado en 2020, en el cual cerca de 20% de las personas aseguraron que tenían problemas para dormir —ya en el contexto de la pandemia—. 

Te puede interesar: ¿Incontinencia urinaria? Sí hay solución a este grave problema

Este aumento drástico también implicó, según los participantes del segundo estudio, que la calidad de su sueño había disminuido considerablemente, a pesar de que las tasas de la infección por el coronavirus han disminuido y  los programas de vacunación se encuentran en etapas avanzadas.

Ya sea porque se han incrementado las jornadas de trabajo, por estrés, por preocupaciones o miedos relacionados con la posibilidad de enfermar o depresión por la pérdida de seres queridos, los patrones del descanso nocturno han sufrido cambios, mismos que afectan con más severidad a los adultos mayores.

Te puede interesar: Tabaquismo: 3 consejos para eliminar la adicción al tabaco

Problema de la falta de sueño

La importancia de un sueño reparador no es menor. “Las personas que duermen sin interrupciones presentan tasas más bajas de hipertensión, diabetes, obesidad y otras enfermedades crónicas”, puntualizan Ivonne Selenne Verde Tinoco y Rafael Santana Miranda, especialistas de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

Y en estos trastornos del sueño juegan un papel importante nuestros comportamientos, pues “somos una sociedad con restricción de sueño —práctica común en la actualidad, que consiste en extender voluntariamente el tiempo que permanecemos despiertos—”, destaca Santana Miranda.

Estas prácticas comunes en la sociedad mexicana resulta peligrosas “porque se echan a andar mecanismos que nos conducen al desarrollo de diversos trastornos metabólicos y cardiovasculares que mantienen en jaque a la población, sobre todo en esta crisis sanitaria mundial”, señala el experto de la UNAM.

En este proceso, un mecanismo que daña bastante la calidad del sueño son las pantallas (tanto de computadoras como de celulares): la luz azul que emanan estos dispositivos móviles activa la parte del cerebro que está relajándose para dormir, ello ocasiona que se mantenga alerta y, en consecuencia, disminuya la calidad del sueño y se presente el insomnio”, explican Verde Tinoco y Santana Miranda.

Te puede interesar: Aromaterapia: deja que tu olfato se vuelva aliado de tu estado de ánimo

6 comportamientos que afectan el sueño

Por todas estas razones, te presentamos algunos consejos de Liliana Amaro, especialista en sueño, para evitar algunos de los comportamientos y hábitos que repercuten en cómo dormimos.

  1. Alimentación. “Somos lo que comemos”, reza el dicho popular, y tiene bastante de razón. El proceso de digestión puede intervenir de manera directa en nuestro sueño; por eso, si comemos demasiado antes de ira dormir, nos resultará más difícil relajarnos. 
  2. Horarios. Los tiempos en que realizamos nuestras actividades diarias repercuten en nuestra calidad de sueño, pues nos ayudan —o trastornan— nuestro ritmo circadiano  y los procesos regenerativos que se completan cuando dormimos. Evita los estimulantes y el ejercicio al menos unas tres horas antes de ir a la cama. Establece horarios para despertarte y acostarte.
  3. Actividad. La actividad física y el ejercicio, al menos unos 30 minutos al día unos 5 días a la semana, deben ser parte de tu vida diaria. Así la producción de hormonas se verá regulada y beneficiada.
  4. Pantallas. Sí, las pantallas de la computadora, la televisión o los celulares tienen una influencia directa no sólo en la información que consumimos, sino en la cantidades de luz led que recibimos, las cuales afectan de manera negativa la calidad de nuestro sueño.
  5. Aprendizaje. Antes de dormir, por lo general hacemos una recopilación mental de lo que hicimos durante el día, y si en este proceso se reconoce algo de aprendizaje, el cerebro descansará de una mejor forma.
  6. Entorno. Ya sea que vivas solo o en familia, las personas con quienes te relacionas o con quienes convives a diario, así como la calidad de las relaciones personales, proporcionan la seguridad y la satisfacción que nos ayudará a dormir.      

Back to top button