¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Salud

3 consejos para prevenir los calambres después de los 50

Mal suministro de sangre y comprensión de los nervios, entre las causas de estas contracciones

Si eres de los que busca prevenir los calambres, también llamados contracciones o espasmos súbitos e involuntarios que se presentan en uno o más músculos, sigue estos consejos para mantener tu cuerpo en paz.

También te puede interesar: La deshidratación es peligrosa para la salud de los adultos mayores

¿Qué son los calambres musculares?

Los calambres son muy comunes y a menudo ocurren después del ejercicio. Algunas personas tienen calambres musculares, especialmente en las piernas, por la noche. Pueden ser dolorosos y durar de unos segundos o incluso varios minutos. Si bien puedes tener un calambre en cualquier músculo, ocurren con mayor frecuencia en:

  • Muslos
  • Pies
  • Dedos de los pies
  • Manos
  • Brazos
  • Abdomen

¿Quién está en riesgo?

Si bien cualquier persona puede sufrir calambres musculares, estas contracciones pueden ser más comunes en:

  • Adultos mayores
  • Personas con sobrepeso
  • Atletas
  • Mujeres embarazadas
  • Personas con ciertas afecciones médicas, como enfermedades de la tiroides.

Además, si la persona reúne dos factores de riesgo por ejemplo: la edad y la obesidad, tienen aún más probabilidades de desarrollarlos y con el tiempo serán más fuertes en duración, intensidad y frecuencia.

Así, el uso excesivo de un músculo, la deshidratación o el hecho de mantener una posición corporal por un tiempo prolongado pueden causar una o varias contracciones musculares.

Aunque la mayoría de los calambres después de los 50 son inofensivos, algunos pueden estar relacionados con enfermedades no diagnosticadas, tales como:

  • Suministro de sangre inadecuado. El estrechamiento de las arterias que llevan sangre a las piernas (arterioesclerosis de las extremidades) puede producir un dolor similar al de los calambres en las piernas y en los pies al hacer ejercicio. Estos calambres a menudo desaparecen poco después de terminar con los ejercicios.
  • Compresión de los nervios. La compresión de los nervios en la espina dorsal también puede producir un dolor similar a los calambres en las piernas. Usualmente el dolor empeora cuanto más caminas. Uno de los remedios es caminar en una posición levemente flexionada (como cuando empujas un carrito de compras) puede mejorar o retrasar el comienzo de los síntomas.
  • Disminución de minerales. Una cantidad insuficiente de potasio, calcio o magnesio en tu dieta puede contribuir a los calambres en las piernas. Los diuréticos (medicamentos a menudo recetados para la presión arterial alta) también pueden disminuir estos minerales.

¿Cómo prevenir los calambres?

Por lo general, no se necesita tratamiento para estos espasmos musculares puesto que son contracciones que se resuelven sin intervención médica. Sin embargo, a fin de prevenir los calambres puedes:

  • Estira o masajea suavemente el músculo
  • Aplica calor cuando el músculo está tenso y hielo cuando el músculo duele
  • Bebe más líquidos, especialmente si estás deshidratado o acabas de realizar ejercicios
  • Eleva las piernas (coloca una almohada) tres veces al día por 10 minutos
  • Utiliza calzado adecuado, que no estrese tu paso, sino que sea confortable caminar o correr con ellos
  • Hidrata tu piel con cremas después de realizar ejercicio
  • Evita bañarte con agua muy caliente o muy fría después de ejercitarte
  • Come más potasio natural, ingiere más plátano, jitomate, carne de res y frijoles

Si la causa de los calambres es otro problema de salud, es probable que tratar la afección específica ayude. Existen medicamentos para prevenir los calambres, pero no siempre son efectivos y pueden causar efectos secundarios. Por ello, es importante que te acerques a un médico si tus calambres son constantes e intensos, especialmente si se presentan en una sola zona de tu cuerpo.

Back to top button