¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Salud

Ganglios, los guardianes secretos del sistema inmune

Esta especie de pequeños abultamientos en forma de frijol producen diariamente 11 millones de glóbulos blancos

La emergencia sanitaria provocada por Covid-19, nos ha hecho reflexionar sobre la importancia de tener un sistema inmune fuerte, pues es el mecanismo de protección del organismo ante las infecciones, pero para lograrlo necesita el apoyo del sistema linfático y, los ganglios, juegan un papel fundamental en la respuesta inmune.

Aunque ambos sistemas trabajan conjuntamente, cada uno, tiene funciones muy específicas. Mientras que la función del sistema inmunitario es proteger al organismo de cuerpos extraños y dañinos para la salud, como son virus, gérmenes y otras sustancias, el sistema linfático, debe mantener los líquidos corporales en equilibrio y defender al cuerpo de las infecciones.

El sistema linfático comprende el bazo, el timo, los canales y los ganglios linfáticos, así como las amígdalas y adenoides. Quizás, las tareas más importantes las realizan el bazo y los ganglios, pero ¿cuál es su función?

También te puede interesar: Tu certificado de vacunación contra Covid-19, por WhatsApp, ¡facilísimo!

El bazo y los ganglios, guardianes incansables

El bazo se encuentra en el lado izquierdo del cuerpo por debajo de las costillas, y es el órgano encargado de filtrar y destruir las células sanguíneas viejas y dañadas y produce glóbulos blancos.

Mientras que los ganglios producen células inmunitarias que ayudan al cuerpo a combatir las infecciones. También filtran el líquido linfático y eliminan material extraño como bacterias y células cancerosas.

Además, los ganglios constan de linfa, líquido que contiene y distribuye los glóbulos blancos, así como de vasos linfáticos que transportan la linfa por todo el cuerpo.

Los ganglios son una especie de pequeños abultamientos en forma de frijol que producen diariamente 11 millones de glóbulos blancos. Las personas, tenemos alrededor de 600 ganglios distribuidos en todo el cuerpo. Principalmente se encuentran en las ingles, axilas, cuello, abdomen y, de forma más profunda, en los pulmones, corazón y sistema nervioso.

Además, los ganglios defienden el cuerpo de amenazas externas como toxinas, metales pesados (generados por la contaminación ambiental), virus y bacterias. Por ello, cuando se inflaman, es indicativo de que algo está mal en el cuerpo y es necesario atenderlo.

A diferencia del sistema circulatorio, el sistema linfático no tiene una bomba como el corazón que lo ayude a funcionar y que active la conducción de la linfa por los vasos. Esto implica que cuando no se realiza actividad física se estanca, es entonces cuando el cuerpo comienza a guardar toxinas, por lo que pies y piernas se pueden llegar a hinchar.

Es importante cuidar el sistema linfático pues según datos del INEGI, el cáncer de ganglios o linfoma es la octava causa de muerte por cáncer en México.

4 pasos para mantener activo el sistema linfático

  • Recomienda caminatas diarias de 30 minutos
  • Aplicar un masaje con cepillo corporal (de cerdas naturales)
  • Practicar respiración consciente tipo yoga
  • Mantener una hidratación adecuada a base de suero

Es recomendable acudir al médico si tus ganglios linfáticos:

  • Han aparecido sin razón aparente
  • Continúan aumentando de tamaño o han estado presentes durante dos a cuatro semanas
  • Se sienten duros o gomosos, o no se mueven cuando los empuja
  • Están acompañados de fiebre persistente, sudores nocturnos o pérdida de peso inexplicable.

Las causas más comunes de inflamación son:

Infecciones comunes

  • Faringitis por estreptococos
  • Sarampión
  • Infecciones de oído
  • Infección de diente (absceso)
  • Mononucleosis
  • Infecciones de la piel o de heridas, como celulitis
  • Virus de inmunodeficiencia humana (VIH): el virus que causa el SIDA

Infecciones poco comunes

  • Tuberculosis
  • Ciertas infecciones de transmisión sexual, como la sífilis
  • Toxoplasmosis: una infección parasitaria resultante del contacto con el excremento de un gato infectado o de comer carne mal cocida
  • Enfermedad por arañazo de gato: una infección bacteriana causada por el arañazo o la mordida de un gato

Trastornos del sistema inmunitario

  • Lupus: una enfermedad inflamatoria crónica que afecta las articulaciones, la piel, los riñones, las células sanguíneas, el corazón y los pulmones
  • Artritis reumatoide: una enfermedad inflamatoria crónica que afecta el tejido que recubre las articulaciones (sinovio)

Back to top button