¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Salud

¿Cómo se siente la falta de aire y cuándo es grave?

El ejercicio extenuante, las temperaturas extremas y las alturas pueden dificultar la respiración en una persona sana

La respiración es un proceso automático, es decir, es un acto que haces sin ningún esfuerzo consciente. Por lo tanto, cuando respirar se convierte, justamente, en un esfuerzo consciente, te falta el aire y tienes que recordarte que debes respirar profundamente, además de ser aterrador, tu salud puede estar en riesgo. Pero, ¿cuándo esta sensación de falta de aire es grave?

“La dificultad para respirar es un síntoma que puede estar asociado con muchas afecciones, principalmente cardíacas y pulmonares. Ambos son órganos increíblemente importantes, por lo que nunca es una buena idea ignorar la falta de aire o tratarla a la ligera,”, aseguró la doctora Zeenat Safdar, neumóloga del Hospital Houston Methodist.

También te puede interesar: ¿Cómo funcionan los pulmones? Aprende a mantenerlos sanos

Causas que provocan la falta de aire

El ejercicio extenuante, las temperaturas extremas y las alturas pueden dificultar la respiración en una persona sana. Si no es uno de estos ejemplos, de acuerdo con el Hospital Houston Methodist y la Fundación Mayo para la Educación y la Investigación Médica, es probable que la dificultad para respirar sea un signo de:

  • Asma
  • Anafilaxia (una reacción alérgica grave)
  • Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)
  • Intoxicación con monóxido de carbono
  • Taponamiento cardíaco (exceso de líquido alrededor del corazón)
  • Ataque e insuficiencia cardíacas
  • Arritmia cardíaca (problemas con el ritmo cardíaco)
  • Hipertensión pulmonar
  • Fibrosis pulmonar
  • Infección del tracto respiratorio, que incluye neumonía, bronquitis, Covid-19.
  • Miocardiopatía
  • Obesidad
  • Ataques de ansiedad o pánico
  • Neumonía
  • Neumotórax (colapso pulmonar)
  • Embolia pulmonar (coágulo de sangre en una arteria del pulmón)
  • Pérdida repentina de sangre
  • Pleuresía (inflamación de la membrana que rodea los pulmones)
  • Pericarditis (inflamación del tejido alrededor del corazón)

¿Cómo se manifiesta el problema para respirar?

  • La falta de aire se siente en el pecho y puede manifestarse como:
  • Dificultad para recuperar el aliento
  • Sentir la necesidad de respirar más rápida o profundamente
  • Incapacidad de respirar profundamente
  • Sensación de malhumor o hinchazón

Es posible que primero notes que tienes problemas para respirar durante la actividad física. Por ejemplo, tal vez ya no puedas seguir el ritmo de alguien con quien caminas o no puedas subir un tramo de escaleras. Anteriormente, podías detenerte y respirar profundamente y seguir adelante, pero eso es más difícil ahora. Y la dificultad para respirar o falta de aire puede progresar con el tiempo, hasta el punto en que la experimentes incluso en reposo, explicó la experta.

Pero no toda la dificultad para respirar se desarrolla lentamente y con el tiempo. A veces, la falta de aire aparece de repente, y tal vez incluso, de forma grave.

Cuando la dificultad para respirar es aguda, generalmente se acompaña de otros síntomas, como:

  • Fiebre y tos (neumonía)
  • Sibilancias (asma)
  • Picazón, hinchazón o erupción (reacción alérgica)
  • Dolor en el pecho, visión borrosa y aturdimiento (ataque cardíaco)
  • Dolor en el pecho e hinchazón de las piernas, especialmente después de un viaje largo (embolia pulmonar)

Tipo de falta de aire

Es importante destacar que, si la falta de aire es de moderada a grave y ocurre repentinamente, especialmente si está acompañada de dolor en el pecho, aturdimiento y cambios en el color de la piel, se convierte en una emergencia médica que amerita una llamada al 911.

Luego está la falta de aire más leve que se experimenta en ocasiones con la actividad física. Si bien esto no es una emergencia médica, tampoco es algo que deba ignorarse.

Incluso la falta de aire leve puede ser un presagio de una afección más grave. Y si progresa hasta el punto en que hace que modifique tu nivel de actividad, definitivamente es hora de hablar con tu médico sobre tus síntomas, concluyó la especialista del Hospital Houston Methodist.

Back to top button