¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Espiritualidad

Rincón espiritual: 5 consejos para darle forma a tu espacio de oración

Busca un rincón en casa para que tomes un respiro en los días y momentos complicados

Crear un rincón espiritual te permitirá tener un espacio personal y a tu gusto, para meditar u orar en tu casa. Por ello, te recomendamos seguir leyendo esta pequeña guía de sugerencias para hacerlo más tuyo. Recuerda que allí debes sentirte cómodo y natural.

No necesitas tener una religión o creencia específica; simplemente puedes tener un espacio que te brinde un respiro de tu día a día, un rincón para que dejes atrás el estrés y la rutina.

También te puede interesar: Espiritualidad y estrés: 5 consejos básicos para llegar al relax

5 ideas para tu rincón místico

Lo primero es buscar un lugar de tu casa (puede ser el patio, el jardín o tu recámara, que sea sólo para ti) donde te sientas contento y en paz. Enseguida:

  1. Decora. Cuando hayas seleccionado tu espacio, es importante que lo decores a tu gusto. Le puedes colocar: un cuadro, una imagen religiosa, una vela (prefiere las de baterías, por si olvidas apagarla). 
  2. Agrega aroma. Puedes colocar velas con aromas, incienso o un difusor de aceites esenciales. Cambiar de aromas te permitirá concentrarte, relajarte y entrar en un momento de paz.
  3. Elige una postura. Puedes colocar una silla, unos cojines, un pequeño banco o un sillón, incluso un tapete. Lo que te venga mejor y tengas a la mano. Siéntate y adquiere una postura cómoda y relajada, de preferencia con la espalda recta. 
  4. Concéntrate. Acércate a tu rincón espiritual una vez al día. No necesita hacerlo en un horario determinado, lo puedes hacer al despertar o ya entrada la noche. Pasa allí algunos minutos, te sentirás mucho mejor.
  5. Respira. Algunas veces lo que necesitas durante tu día es simplemente respirar y mantener la calma. No pienses en nada y haz consciente tu respiración. 

Este espacio puede ser únicamente tuyo y cuando te sientas preparado, lo puedes compartir con tu familia, para que ellos también se sientan en paz en ese remanso hogareño.

Algunas veces este rincón espiritual sólo puede ser para ti, por eso puedes indicarle a tu familia que no es de tu agrado que alguien más ingrese en ese espacio, pues ellos mismos pueden tener el propio.

Back to top button