¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mis Paseos

Recrean exitosamente el pigmento “azul” maya

Luis May Ku, el ceramista yucateco, logra igualar el tono que usaba la cultura ancestral

¿Qué es el “azul” maya? Tras una intensa investigación y años de búsqueda de los ingredientes, el artesano, ceramista y escultor yucateco Luis May Ku logró desarrollar un pigmento similar al milenario azul maya, con el objetivo de devolver a las nuevas generaciones las riquezas de sus antepasados.  

También te puede interesar: Izamal: ciudad amarilla, la más antigua del Mundo Maya

Azul maya, famoso color

El famoso color ha sido motivo de investigación desde hace décadas y ha despertado el interés de expertos, nacionales e internacionales, en diversas áreas, quienes han intentado replicar la técnica para su elaboración.  

May Ku, que reside en Cobá, Quintana Roo, explica que dicho pigmento destaca porque:

  1. Es que es muy duradero
  2. Es resistente a la intemperie
  3. No le afectan los rayos UV
  4. La humedad ni las inclemencias del tiempo no lo deterioran

De acuerdo con el ceramista, el color, que está presente en códices, piezas de cerámica y esculturas antiguas, ha permanecido como un misterio indescifrable tanto para investigadores, como para los propios artesanos mayas contemporáneos, pues se ha mantenido en casi perfecto estado durante más de mil años en murales de sitios como Chichén Itzá, Bonampak y otras zonas de la cultura maya.

Noticias relacionadas

Durante su estudio, May Ku se dio cuenta de que el famoso azul maya no se podía hallar en ningún lado y tras una intensa investigación, se percató de que científicos, arqueólogos, antropólogos y químicos habían intentado encontrar la fórmula para crear dicho pigmento, pero no habían tenido éxito. 

Una planta y arcilla son la clave

“Esto ocurrió en 2016, cuando comencé a hacer mi propia investigación, leí los trabajos de estos especialistas, que han aportado conocimiento con respecto a este pigmento y me fui a hacer entrevistas de pueblo en pueblo, con los abuelos mayas de la región, para hablarles de la planta que en maya tiene el nombre de ch’oj, que por mis lecturas sabía que era uno de los elementos para crear este color”, relata May Ku.

La búsqueda de la planta, cuyo nombre científico es Indigofera suffruticosa y que también es conocida con el nombre de añil, fue lo que le llevó más tiempo al escultor. “Tarde tres años de investigación para dar con esta planta, preguntando si la habían visto, caminando por las carreteras de muchas regiones de Yucatán, di con ella”, explica Luis May Ku, quien también es responsable de la Casa de la Cultura de la comunidad de Cobá. 

Tras el hallazgo, y con la ayuda de los habitantes de la aldea maya Xunáan Kab, así como con el apoyo de sus colaboradores y otros artesanos locales, May Ku pasó meses cosechando la planta, al mismo tiempo que comenzaba con la búsqueda del segundo elemento esencial para crear el pigmento: la paligorskita, un tipo de arcilla proveniente de minas situadas en el norte de la península de Yucatán, en la región de Ticul.  

“Los maestros alfareros me habían hablado de este mineral que utilizaban para realizar procesos complejos de pigmentación. Lo que hace esta arcilla es que atrapa la tinta del ch’oj, todo esto con un proceso que hay que hacer de una forma muy lenta y complicada, hasta lograr hacer una reacción que tiene como resultado el color tan hermoso del azul maya”.  

Fue hasta finales del 2019, que Luis May Ku logró dar con la fórmula exacta para crear un pigmento tan similar en el color y consistencia como el azul maya original. “Publiqué mi hallazgo en Facebook y se volvió viral; rápidamente comencé a recibir mensajes de especialistas, investigadores y demás que solicitaron la tinta para hacer pruebas comparativas con las de los ancestros”, explica. 

Entonces, decidió patentar su fórmula ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) para poder compartir y comercializar el pigmento, el cual nombró Azul Maya Ch’oj.  ¡Felicidades por este gran descubrimiento!

El ceramista señala que gracias a una beca, otorgada por The British Museum, actualmente sigue su estudio e investigación sobre los distintos tonos de azul que utilizaban los antiguos artistas mayas.  

Back to top button