¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mis Paseos

Descubre 5 encantadores Pueblos Mágicos para viajar en familia

Si quieres darte un respiro, te compartimos algunos lugares bellos, cercanos y cálidos, ideales para una escapada el fin de semana

En México hay más de 132 pueblos mágicos para viajar en familia, son destinos turísticos que se localizan en todo el territorio nacional, cada uno ofrece a sus visitantes historias, leyendas, experiencias y una gama de gastronomía tradicional.

También te puede interesar: Querétaro: un “Latido de los Pueblos Mágicos” se escucha en México

Depende de tus intereses turísticos, puedes seleccionar una lugar para pasar unos días de descanso, porque los pueblos mágicos para pasar en familia te ofrecen una gran diversidad de experiencias en:

  1. Bosque
  2. Playa
  3. Selva
  4. Peñas
  5. Lagunas
  6. Colinas
  7. Sierra
  8. Montañas
  9. Ríos
  10. Desiertos, entre otros

Los mejores pueblos mágicos para viajar en familia

Los llamados pueblos mágicos son poblados con historia que muestran la identidad nacional en cada uno de sus rincones, con una magia que emana de sus atractivos. Por ello, visitarlos es una oportunidad para descubrir el encanto de México

1. Aculco, Estado de México

Este Pueblo Mágico reside entre montañas, peñas y cascadas, donde el sol inunda de luz calles, callejones y refleja su luz en sus blancas paredes. Así comienza cada día el verdadero Aculco, ven a encontrarte con Otomíes, y descubrir porque escogieron este lugar para ser su residencia.

Aculco significa “lugar donde tuerce el agua”. Su cocina ofrece al visitante las enchiladas aculquenses, barbacoacarnitasmole; o bien escamolescremas, y quesos. Como postres figuran dulces de leche, jamoncillos y panadería. Como bebidas encuentras agua de frutas, curados de pulque, y diversos licores.     

2. Cuetzalan del Progreso, Puebla

El Pueblo Mágico que habita en la sierra entre bosques con niebla, cafetales, cascadas, cuevas, grutas y helechos gigantes; allá donde los pájaros inician su canto y el propio significado de su nombre lo afilia con la divina ave mítica de las culturas prehispánicas: el quetzal.

Su gastronomía está integrada por acamayas, cecina ahumadamolepanpipián quesotamales de frijol; prueba el exquíhitl y los tayoyos. Los postres son a base de manzana, plátano, perón y tejocote; y bebidas como vino de café, jobo, maracuyá, y yolixpa, o xoco atol.

3. Huichapan, Hidalgo

Al recorrer las calles empedradas de este Pueblo Mágico descubres admirables construcciones virreinales y antiguas casonas con marcos de madera y ventanas de hierro forjado, encuentras tranquilas plazas arboladas. 

A visitar de forma obligada es El Chapitel donde se celebró por primera vez “El Grito de Independencia” el 16 de septiembre de 1812.

El menú de la zona contiene la popular barbacoa, las carnitas o los exóticos escamoles, el pulque. Ya de postre encuentras los acitrones, las cocadas y las palanquetas. Si vas de compras chécalos los ayates, la cerámica, el mármol y rocas talladas, los molcajetes y los tapetes.

4. Mineral de Pozos, Guanajuato

Este Pueblo Mágico, conocido como pueblo fantasma, fue abandonado dos veces desde su fundación. Cuando descubras sus ruinas te asombrarás de los vestigios de las minas y de las haciendas de beneficio que perpetúan la riqueza de las vetas de oro y plata. Desde los profundos túneles, escucharás rumores, leyendas e historias de esta tierra semidesértica.

Hay que beber colonche, el fruto fermentado de una chumbera roja; probar escamoles, las deliciosas larvas de hormiga; y, en temporada, los sabrosos gusanos del maguey. Si gustas algo más fresco pide una ensalada de sandía, o algo ligero como quesadillas de flor de calabaza.

5. Tacámbaro de Codallos, Michoacán

Este Pueblo Mágico, conocido como el Balcón de Tierra Caliente, presume el clima perfecto de Michoacán. Situado entre las montañas, la tierra caliente, una brisa fresca y un viento cálido bailan y se fusionan. 

Tacámbaro refleja un ambiente de antaño. El centro se forma de callejuelas, de casas blancas y grandes, de plazuelas escondidas como la del Santo Niño que conducen a la Plaza Principal. Bajo los portales, el Centro Cultural Amalia Solórzano narra la fascinante historia de Lázaro Cárdenas y su familia.

Para comer, usualmente son ineludibles las “Carnitas de Tacámbaro”, figuran también el aporreado, corundas, tacos al vapor, y uchepos. Como trago prueba el mezcal de la región, si te pasaste de tragos pide una sopa de cola de buey.

Back to top button