¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mis Paseos

La Cueva de los Tayos, misterioso lugar que fascinó a astronautas

Neil Armstrong, el primer humano que pisó la Luna, exploró las entrañas de la selva ecuatoriana

La Cueva de los Tayos está ubicada en la selva virgen, entre dos cuerpos de agua: el  Rio Santiago y Río Coangos, en Ecuador, país sudamericano que cuenta con diversos paisajes que abarcan la selva del Amazonas, las zonas altas andinas y las islas Galápagos de abundante fauna. Fueron esos paisajes que fascinaron a Neil Armstrong, el astronauta estadounidense, primero en pisar la Luna.

También te puede interesar: Senderismo: caminos de antología para convivir con la naturaleza

¿Qué hacía Neil Armstrong en La Cueva de los Tayos?

La cueva está situada en las tierras que pertenecen en la actualidad a los Indígenas Nativos del Centro sindical Kuankus, y cuando Neil Armstrong acudió, en 1976, fue guiado por los indígenas shuar, quienes formaron parre de una expedición a la cordillera de los Andes en el sureste del Ecuador. 

Son varios días los que se requieren para llegar a la zona, desde Quito (la capital de Ecuador). Cuando se llega a la entrada de la Cueva, solo hay una forma para descender: a rappel. Es decir, se usa una cuerda para ir descendiendo, progresivamente, con diversos elementos de seguridad: casco, guantes y cuerda de seguridad adicional.

¿Qué hay en La Cueva de los Tayos?

Los humanos más antiguos que se albergaron en estas cuevas datan del Paleolítico superior (48 000–12 000 años A.C.) y al paso de los años fueron ocupadas por diversos grupos indígenas, para finalmente ser una zona habitada por los shuar (llamados también jíbaros) son el pueblo indígena amazónico más numeroso (aproximadamente de 80 000 individuos). Habitan entre las selvas de Ecuador y Perú.

El sacerdote salesiano y documentalista italiano Carlos Crespi Croci tuvo conocimiento de la Cueva de los Tayos desde la década de 1920, debido a que se realizó un documental sobre los Shuar en 1927. Y fue tal el interés que Neil Armstrong viajó con una de las tantas expediciones que se hicieron, él acudió gracias a la unión que se hizo entre británicos y ecuatorianos para conocer la zona.

Lo que descubrieron fueron cámaras naturales, formaciones geológicas y diversos caminos rocosos que aún no han sido explorado por completo.

Back to top button