¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Paladar

Ostiones, la joya gourmet de San Quintín, en Baja California

Ya sea crudos, cocidos o asados a las brasas, incluso gratinados con queso, los ostiones son un imperdible gastronómico de la región

¿Hace cuánto que no comes unos ostiones? Si te gusta este producto marino, te recomendamos darte una vuelta por San Quintín, una joya por descubrir de Baja California.

Ese estado del noroeste de México destaca por sus variadas opciones de naturaleza, con cientos de paraísos solitarios, microclimas para todos los gustos, excelente comida y hogar de las ostionerías más grandes y bellas del país.

San Quintín se ha posicionado en el mapa por su comunidad agrícola y pesquera (su principal actividad económica), por eso algunos de los platillos más emblemáticos para enamorarte son los deliciosos sabores del mar, pero los ostiones son todo un descubrimiento a profundidad.

También te puede interesar: Camarones picositos con mango, ¡date un gusto sin culpas!

Ostiones, el sabor de tu tierra marina

San Quintín es todo un oasis de tranquilidad y algunos de los imperdibles para conocer esta región, sin duda, son las ostionerías, donde podrás realizar una parada para disfrutar de estos manjares frescos.

Solos o acompañados con ingredientes dulces, ácidos o picantes, la versatilidad de los ostiones permite degustarlos en crudo, cocidos o asados a las brasas, incluso gratinados con queso.

En San Quintín hay expertos en el proceso de cultivo y cosecha de este alimento; ellos los colocan en cajas especiales de las ostionerías ubicadas en la costa del hermoso océano Pacífico, por eso todo su proceso de desarrollo es monitoreado y, en consecuencia, siempre serán los más frescos del país.

El azul profundo del mar, el Sol de costa y los deliciosos ostiones recién sacados del agua serán el escenario ideal para vivir una aventura diferente, pues esta visita no sólo implica degustar este delicioso platillo, también conocerás de cerca el proceso artesanal  de producción.

Este trabajo puede tardar meses o hasta un año para finalmente distribuir los ostiones, en grandes cantidades, en todo el estado y transportarlos a la CDMX o a Jalisco, e incluso a otros países como Estados Unidos, Europa, China y Japón.

Te puede interesar: Hamburguesa con avena y verduras, un capricho para el fin de semana

Sus nutrimentos

Las especies que se cultivan en Baja California son el ostión japonés y el Kumamoto, ambos tienen un gran sabor y un alto valor nutritivo.

Estos manjares son ricos en vitamina B12, la cual mejora el funcionamiento de las neuronas del cerebro; fortalece la sangre y previene anemias que provocan cansancio; además, cuenta con ácidos grasos Omega-3, que ayudan al funcionamiento del corazón.

Por si fuera poco, también elimina el colesterol en el tejido sanguíneo, además de producir altas concentraciones de dopamina en el área cerebral, una sustancia que influye en la sensación de placer.

Si quieres disfrutar de una experiencia totalmente diferente, te sugerimos conocer San Quintín, hoy el sexto territorio de la península de Baja California, una promesa de viaje con prodigiosos paisajes, perfectos para una aventura de carretera con amigos que amen los ostiones.

Back to top button