¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Salud

5 mitos comunes de la insulina que debes saber si eres diabético

¿Cuántos tipos de insulina hay? ¿Te dejará ciego?

La insulina fue identificada en 1869 como una sustancia que se produce en el páncreas; este descubrimiento fue obra de Paul Langerhans, estudiante alemán de medicina. A partir de entonces la medicina cambió para las personas que viven con diabetes.

También te puede interesar: ¿Sabes qué son los “polis” de la diabetes? Checa estos 4 síntomas

Noticias relacionadas

¿Qué es esta sustancia?

El páncreas —un órgano que todos lo mamíferos tienen, incluyendo el ser humano— contiene de uno a tres millones de islotes de Langerhans (nombrados así en honor a su descubridor) y justamente allí están las células beta, que producen de forma natural la insulina.

Es decir, la insulina es una hormona que se produce todos los días y cuando su calidad o cantidad se reduce, entonces se presenta la diabetes. En México, cerca de 10 millones de personas viven con esta enfermedad y unos 4 millones no saben que la tienen.

Solo 2% del peso de este órgano corresponde a los islotes de Langerhans, el resto del órgano secreta jugos gástricos que ayudan a tu digestión, por eso debes cuidarlo.

La primera inyección de esta hormona se administró en 1922, hace casi 100 años, y fue a un paciente en Canadá.

5 mitos en torno a la insulina 

1. Es ajena a tu cuerpo

Falso. La insulina es una hormona —¡sí, una hormona, igual que la testosterona en los hombres o el estrógeno femenino!— y se produce en el páncreas. Todos los humanos la tenemos.

2. Es de origen animal

Falso. Las primeras insulinas que se usaron sí provenían de animales, principalmente de cerdos, eso fue hace casi 100 años. Hoy se han modernizado tanto en su origen, producción, aplicación y efecto. Todas estas hormonas se producen en laboratorios en la actualidad.

3. No cura

Verdadero. La insulina es uno de los tratamientos que existen para controlar la diabetes, pero esta enfermedad es incurable.

4. Te deja ciego

Falso. No tiene efecto directo, bajo ninguna modalidad, en el sentido de la vista. Lo que sí afecta a los ojos —y también a los riñones, el corazón, los pies, los dientes, la piel y los genitales— es la diabetes, puesto que los niveles altos de glucosa van mermando el funcionamiento de todos los tejidos y órganos de tu cuerpo.

Entonces, cuando un paciente afirma que desde que le administran la insulina su visión se ha modificado, es más bien porque ya había daño y complicaciones en los ojos por la diabetes.

5. Todas son iguales

Falso. En el mercado existen diversos tipos de esta hormona y se clasifican de acuerdo a la rapidez de acción y a su duración en tu cuerpo.

Hay de acción rápida, de acción regular, de acción intermedia, de acción prolongada y algunas pueden mezclarse.

Back to top button