¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mis Paseos

El teatro se adorna con flores negras: recuerdos desde el dolor

El discurso de "Flores negras del destino nos apartan" se construye a partir de la cinematografía y la música

La obra teatral Flores negras del destino nos apartan se estrena este lunes 7 de junio en el Teatro El Galeón Abraham Oceransky; es una puesta en escena que se va construyendo a partir de los lenguaje cinematográfico y musical. 

¿De qué trata Flores negras…?

Flores negras del destino nos apartan basa su narrativa en Canción de tumba, obra del escritor guerrerense Julián Herbert, ganadora de los premios Jaén de Novela 2011. 

Esta historia recurre al género que los críticos literarios designan como “autoficción“, la cual ha adquirido mayor presencia en los años recientes en América Latina y España, si bien ha existido en tradiciones literarias de varios idiomas.

También te puede interesar: Amistad y bullying, temas de la obra “Mi amigo Max”

Este género literario destaca por presentar fundidas la verdad autobiográfica y la ficción. En el caso de esta novela, cuenta la vida de Guadalupe, quien durante años se dedicó a la prostitución y hoy convalece en una cama de hospital, mientras su hijo hace un viaje por la memoria.

Los recuerdos recorren un dibujo a mano alzada lleno de ternura, humor y una crueldad absoluta, a la par del retrato de un país asolado por la corrupción, la violencia y la destrucción.

Recuerdos vivos en imágenes

La madre, interpretada por la actriz Lorena Glinz, se hace presente mediante las imágenes proyectadas y de la música. El hijo, representado por José Juan Sánchez, es el encargado de unir los recursos escénicos que le dan sentido a la propuesta de Flores negras del destino nos apartan.

El texto escrito por Belén Aguilar y José Juan Sánchez cobró vida en el escenario con la dirección de la propia Belén Aguilar. Las funciones se presenta lunes, martes, jueves y viernes a las 20:00 horas, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas.

La escenografía e iluminación de Flores negras del destino nos apartan corresponden a Jesús Giles; la música original y el diseño sonoro son de Cristóbal MarYán; la fotografía, de Ernesto Madrigal, y la coreografía de Mauricio Rico.

Te puede interesar: ¡A zapatear con el son jarocho! Curso en el Museo del Chopo

Esta pieza forma parte del programa Dirección Joven, impulsado por la Coordinación Nacional de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes (Inbal), el cual tiene por objetivo abrir un espacio profesional a proyectos cuya producción y realización estén a cargo de jóvenes talentos.

La presentación de la obra cumple con todos los protocolos sanitarios, las cuales consisten en la instalación de un filtro con tapete desinfectante, la aplicación de gel antibacterial, la revisión de la temperatura que no rebase los 37.5 ºC, así como el uso obligatorio de cubrebocas, con un aforo establecido por las Secretarías de Cultura y de Salud de la CDMX.

Back to top button