¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Familia

5 diferencias entre crianza positiva y tradicional

La crianza positiva está basada en derechos y obligaciones; la tradicional en castigos y premios

Cada día más personas se interesan en las diferencias entre crianza positiva y tradicional. Por ello, una experta en crianza respetuosa y acompañamiento a padres durante el ejercicio de esta forma de criar, nos comparte algunos datos interesantes entre una y la otra.

También te puede interesar: 3 formas en que los abuelos nutren las emociones de los nietos

Diferencias entre crianza positiva y tradicional

De acuerdo con Grace González Márquez, especialista en crianza respetuosa, existen importantes diferencias entre crianza positiva y tradicional.

  1. En la crianza positiva, el niño es visto como un ser humano en desarrollo. En la crianza tradicional, es visto como un niño que “NECESITA” aprender.
  2. En ambas crianzas son necesarios los límites. La diferencia está que en la crianza positiva los límites son puestos desde el respeto y son conscientes, es decir, están relacionados con su seguridad y bienestar. En la crianza tradicional, los límites son estrictos, rígidos, inflexibles, puestos generalmente desde el enojo y, muchos de ellos, sin una razón verdadera.
  3. En la crianza tradicional no importan, o parecen no importar, los sentimientos, emociones o necesidades de los niños; conciernen los intereses o necesidades de los padres o cuidadores, contrario a lo que en la crianza positiva sucede. Es importante saber cómo se siente el niño, qué necesita y qué pueden hacer los cuidadores para que se sienta mejor.
  4. La crianza positiva busca empoderar a los niños, hacerlos sentir seguros, validados y vistos. La crianza tradicional busca controlar a los niños, que sigan las indicaciones ciegamente sin considerar lo que ellos puedan sentir o pensar.
  5. En la crianza tradicional repetimos patrones porque “así se ha hecho”, sin mirar realmente al individuo. Mientras que en la crianza positiva son validados los sentimientos de cada ser humano sin importar la edad.

Como puedes leer la crianza positiva y tradicional sí tiene importantes diferencias en el trato para con los menores de edad.

¿Cuál es el sustento de la crianza positiva?

La clave reside, indica González Márquez, en el respeto a la persona y no en el castigo. Está en amar a los niños por quiénes son y no por lo que hacen, esa es la gran diferencia entre la crianza positiva y tradicional.

Es enseñar autocontrol (no doblegar, dominar ni mucho menos controlar), es empoderar y no controlar a los niños. Además, si se presentan golpes en la crianza tradicional hay impactos principalmente emocionales. Es decir, los niños crecen con miedo, ira, tristeza, enojo, vergüenza, con sed de venganza, con inseguridad y baja autoestima.

Incluso, “algunos cuidadores piensan que infundir miedo hará que los niños hagan caso y los respeten. En realidad, la autoridad no debería de estar relacionada con el miedo. Los hijos y nietos necesitan confiar en sus cuidadores, necesitan saber que ellos estarán ahí. Mientras que los cuidadores necesitan saber que los niños los aman por ser sus cuidadores, quienes deben de aprender que la verdadera autoridad se logrará cuando los adultos logren conectar con las necesidades y sentimientos de sus niños”, precisa la entrevistada.

Finalmente, González Márquez indica que es necesario que “los cuidadores interesados en la crianza positiva y tradicional sanemos primero heridas de la infancia para, así, poder conectar con nuestros pequeños y poder verlos como seres que necesitan contención y amor, ayudándolos a darle palabras a la emoción que sienten y haciéndoles sentir paz y confianza para que ellos aprendan a autorregularse emocionalmente”.

Back to top button