¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi EstiloMi Salud

4 pilares para bajar de peso después de los 50 ¡sí es posible!

Es cierto, al envejecer es más complicado perder esos kilogramos de más. ¡Te decimos cómo lograrlo

Bajar de peso después de los 50 años de edad no es sencillo, debido a que vas acumulando grasa, comiendo menos sano y realizando poco ejercicio al paso de los años. Aunque ello es una realidad, también es cierto que sí puedes ir bajando de peso progresivamente.

También te puede interesar: 5 ensaladas ricas y nutritivas. ¡Comienza con energía tu semana!

No se trata de echarle la culpa a la lentitud del metabolismo o a que tu cuerpo ya es más lento. La realidad es que detrás del sobrepeso y la obesidad están las numerosas interacciones entre:

  1. La genética
  2. La dieta
  3. La actividad física y otros factores.

De acuerdo con los expertos, el metabolismo es el proceso por el cual tu cuerpo convierte lo que comes y bebes en energía. Incluso cuando estás en reposo o durmiendo, pues tu cuerpo necesita energía para funciones como la respiración, la circulación de la sangre y la reparación de células. Es decir, nunca se detiene.

Aunado a ello, el cuerpo de la mujer siempre ha contenido más grasa que el de los varones, que se caracteriza por menos grasa y más músculo. Si bien hombres y mujeres tienen la misma cantidad de músculos, los hombres acumulan menos tejido adiposo.

4 pilares para bajar de peso

Existen muchas formas de perder peso, pero la más sencilla, natural y sana es combinar estos básicos: descanso, alimentación y ejercicio de la mano con del doctor. Así que:

  1. Realiza ejercicio. No se trata de correr una maratón en un día sino que procures moverte con intensidad todos los días. Camina tranquilamente 30 minutos, luego camina a buen paso otros 10 minutos. Súbete a la bicicleta y has todo lo que puedas de ejercicio: baila, sube y baja escaleras, realiza estiramientos en tu casa y no dejes de moverte, tu cuerpo, tu mente y tu salud te lo agradecerán. Recuerda que subiste de peso progresivamente y del mismo modo será tu pérdida de él.
  2. Come más proteína de alta calidad. Deja a un lado los alimentos procesados y enlatados, prefiere la comida fresca. Frutas y verduras del día y entre más naturales las comas mejor. Cambia tus alimentos de origen animal: prefiere la proteína de alta calidad como pescados, carne magra (sin pellejo, grasa o huesos) y el pollo o pavo. Ingiere tus alimentos sin grasas, capeados o dorados. Por el contrario, selecciona el horno, la plancha y el asado como las formas de preparar tus alimentos. Reduce por completo el consumo de bebidas como jugos, refrescos o cualquier otro que no sea agua natural.
  3. Descansa aunque creas que no lo necesitas. Tu cuerpo requiere descansar y dormir al menos siete horas diarias. Si no duermes lo suficiente tendrás mayor ansiedad por comer, te sentirás agotado no realizarás el ejercicio que necesitas hacer ese día y, por tanto, irás acumulando más peso que no podrás liberar.
  4. Ve con el doctor. Es importante que vayas una visita con el médico para revise con antelación cómo está tu organismo. Que cheque tu corazón, tus niveles de colesterol, si hay alguna situación que se debe resolver previo a que hagas una rutina de ejercicio o cambies de dieta. Recuerda que los médicos están para ayudarte a mejorar tu salud integral, y no solo cuando estés enfermo o te sientas con dolor. La medicina preventiva, el médico del deporte y los expertos en nutrición son a quienes debes recurrir y no a los charlatanes que te prometen bajar de peso sin el menor esfuerzo.

Back to top button