¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Espiritualidad

Espiritualidad y estrés: 5 consejos básicos para llegar al relax

Además del ejercicio y una alimentación saludable, alimentar el espíritu baja la tensión mental

La espiritualidad, de acuerdo con expertos de la Clínica Mayo, ayuda a reducir el estrés, pues cuando aclaras tu propósito en la vida al tiempo que mejoras tus relaciones personales, puedes aumentar tus habilidades en el control de la tensión emocional.

También te puede interesar: 6 fragancias que te ayudarán a encontrar la paz y la armonía

Espiritualidad y tensiones

El ejercicio y una alimentación adecuada te ayudan a reducir el estrés; también explorar tu espiritualidad puede llevarte a obtener mejores respuestas ante los situaciones de agobio.

Es verdad, algunas herramientas para aliviar el estrés tienen efectos tangibles a corto plazo, como salir a correr, hablar con tus amigos, llorar ante una situación y dormir bien. Sin embargo, la espiritualidad puede ayudarte a darle contexto a tu vida. 

Para esta búsqueda no es necesario estar conectado con un sistema de creencias específico ni con un culto religioso; mantener tu espíritu en paz surge de tu conexión contigo mismo y con los demás, del desarrollo de tu sistema de valores personales y de tu búsqueda del sentido de la vida.

La espiritualidad puede estar o no vinculada con la religión, la oración, la meditación o la creencia en un poder superior; para otros, se puede encontrar en la naturaleza, la música, el arte o en la respiración. Recuerda que la espiritualidad es diferente para todos, de acuerdo con la Clínica Mayo.

5 consejos básicos disminuir tu estrés

Estas son las recomendaciones, te aconsejamos practicarlas lo más pronto posible:

  1. Define qué propósito tienes en la vida. Es decir, cultivar tu espiritualidad puede ayudarte a descubrir qué es más significativo en tu vida (no la de otros). Si tienes claro lo que es más importante, puedes enfocarte menos en las cosas sin importancia y eliminar así el estrés.
  2. Conéctate con el mundo. Entre más sientas que tienes un propósito, podrás vivir mejor en solitario, pues no requieres de otros para ser feliz. Claro, las relaciones son importantes, pero la más importante es contigo mismo. Crea tu universo propio, esto puede hacer que tengas una valiosa paz interior en tiempos difíciles.
  3. Aprende a soltar. Eres parte de una sociedad, por eso no eres responsable de todo lo que pasa en la vida. Puedes compartir la carga de los tiempos difíciles, así como las alegrías con quienes te rodean.
  4. Solicita ayuda a tu red de apoyo. Ya sea que encuentres la espiritualidad en la iglesia, una mezquita o sinagoga, en tu familia, o en las caminatas en la naturaleza con un amigo, este intercambio de expresión espiritual puede ayudarte a construir relaciones. Las relaciones con otros te dan paz.
  5. Lleva una vida más saludable. Las personas que se consideran espirituales pueden ser mejores para lidiar con el estrés y pueden experimentar beneficios en la salud: duermen mejor, comen bien, poco se enferman y evitan el consumo de sustancias nocivas.

Back to top button