¿Tienes 50 años o más? Estás en la plenitud de tu vida, ¡este sitio es para ti!


Mi Espiritualidad

3 preceptos mayas para honrar a los seres que parten al inframundo

El legado de la cultura maya va más allá del arte y la astronomía, ellos te muestran el camino para un descanso eterno

La cosmovisión de la cultura maya en torno a la muerte radicaba en la materia; es decir, en el cuerpo humano. Por ello, cuando un maya moría solo lo hacía su cuerpo, no su alma, que permanecía entre sus familiares y pronto regresaría.

Inicio de ciclo

Cuando una persona moría, permanecía en el inframundo; allí el dios de la muerte, Ah Puch, la recogía y guiaba por el Xibalbá (mundo subterráneo donde todos los muertos llegan), que estaba integrado por nueve niveles. Luego de un tiempo, el alma o Píxan del individuo revivía en otro ser y recomenzaba el ciclo.

Te puede interesar: Espiritualidad y estrés: 5 consejos básicos para llegar al relax

Los preceptos mayas

Los mayas creían que el cosmos se formaba por tres estratos: el Cielo, que se componía de 13 niveles; la Tierra y el Inframundo o Xibalbá, de otros nueve niveles

Enseguida te compartimos algunos preceptos de esa cultura milenaria que vale la pena conocer:

  1. Cuando un integrante de la familia moría, era honrado su cuerpo. Se le limpiaba concienzudamente: le dejaban pulcra su piel y cabello.
  2. Lo cremaban o enterraban (inhumación) con algunos objetos personales o de su oficio; les ponían incluso comida, que le servirían en su paso por el inframundo.
  3. Los mantenían cerca, pues los enterraban en el patio de su casa o conservaban sus cenizas directamente en el hogar. Por eso los recordaban siempre, no un día o fecha en especial.

De esta manera, los mayas honraban a sus muertos y conformaban un poderoso recuerdo de su vida que los acompañaba generación tras generación. Además, sabían que al poco tiempo su familiar fallecido, iniciaría nuevamente el ciclo de una dichosa vida.

Back to top button